Trastorno Obsesivo Compulsivo

Imaginemos que su mente se ve perturbada por un pensamiento o imagen y que, de forma recurrente, aparece una y otra vez, sin importar los esfuerzos que haga por apartarla…

Por supuesto, no son pensamientos deseados, se presentan como una avalancha y, además, junto con ellos, sobrevienen intensos sentimientos de ansiedad.

La ansiedad es un sistema de advertencia del cerebro, como si se estuviera en peligro. Es una emoción que invita a responder, reaccionar, buscar protección; en una palabra, actuar ante algo que origina miedo o sensación de autoprotegerse.

En este caso, el miedo parece real, intenso y verdadero aunque no lo sea. Entonces, ¿por qué razón se miente al cerebro?, ¿por qué se experimentan sentimientos que no son reales? Los sentimientos no mienten, pero por desgracia, si padece el trastorno, mienten. El problema es que el sistema de alerta del cerebro no funciona correctamente, avisando de que se encuentra en peligro cuando no lo está.

Cuando los investigadores comparan placas pertenecientes a grupos de personas con el trastorno con las de personas que no lo tienen, pueden percibir ciertas diferencias en algunas áreas.

Qué es el trastorno obsesivo compulsivo

Únicamente los terapeutas especializados pueden diagnosticar el trastorno, observando principalmente estas tres características: La persona padece obsesiones, realiza comportamientos compulsivos, tanto las obsesiones como las compulsiones tardan en desaparecer, interfiriendo en actividades de la persona como vida laboral, escuela, rutina diaria, etc,

Qué son las obsesiones

Son pensamientos, imágenes o impulsos que se realizan una y otra vez y que escapan al propio control aunque las encuentra perturbadoras y sin sentido (pensamientos ocasionales como ponerse enfermo o sobre la seguridad de los seres queridos). Vienen acompañadas por sentimientos de miedo, disgusto, duda o el convencimiento de que las cosas deben ser realizadas de una forma “específica”, suelen ocupar mucho espacio de tiempo y evitan la realización de otras actividades valiosas para la persona (encuentros sociales, trabajo, escuela, etc.)

Qué son las compulsiones

Son comportamientos o pensamientos repetitivos que la persona inicia para neutralizar, disminuir o hacer que las obsesiones marchen. En realidad, se da cuenta de que simplemente son un remedio temporal, pero a falta de un método mejor confían en la compulsión como una válvula de escape. Éstas pueden incluir situaciones de evitación que podrían disparar la obsesión.

No todos los comportamientos repetitivos o “rituales” son compulsiones. Por ejemplo: las rutinas para ir a la cama, prácticas religiosas o el aprendizaje que implique repetir actividades. Los comportamientos dependen del contexto en que se repiten: ordenar libros o DVDs durante ocho horas no implica ningún tipo de compulsión si se trata de un dependiente de una librería o de una tienda de videos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para evitar spam: por favor, resuelva antes de enviar su mensaje. Gracias. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.